5 FORMAS DE COMBINAR EL TRABAJO Y EL EJERCICIO

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido el propósito o intención de hacer ejercicio para estar sanos, pero lamentablemente la vida laboral deja muy poco tiempo para este tipo de actividades, así que ¿por que no integrarlo a nuestra rutina diaria de trabajo?

Sigue estos sencillos consejos y mejorarás tu calidad de vida y tu salud en poco tiempo.

Camina
Es un ejercicio realmente básico y lo hacemos todo el tiempo, ir caminando al trabajo en lugar de tomar el transporte o el auto te traerá muchos beneficios, si tu trabajo esta demasiado lejos de tu casa, baja del transporte unas cuadras antes o realiza caminatas para ir a otros lugares, como el supermercado.

Liiketoiminta_06
Muévete
Las sillas con ruedas son bastante cómodas, pero nos ahorran esfuerzos que en realidad deberíamos hacer, estirarnos para alcanzar algún libro u objeto también le ayuda a nuestro cuerpo, también el subir y bajar escaleras, agacharse a recoger algún objeto es un buen motivo para realizar una que otra sentadilla, pon atención y te darás cuenta que puedes hacer más ejercicio en el trabajo del que imaginas.


Aprovecha los fines de semana
El fin de semana es el momento ideal para salir y hacer 30 minutos o más de ejercicio, encuentra alguna actividad física que disfrutes, puede ser un partido de fútbol, dar un paseo largo con la familia, hacer ruta de caminata, salir a correr, hacer ejercicios de pilates, apuntarte a yoga, o cualquier otra actividad que te guste.


Oblígate a hacer 30 minutos de ejercicio físico 2 veces por semana
Bien sea a primera hora, a mediodía o a última hora, tienes que ser capaz de buscar 30 minutos para hacer ejercicio en el gimnasio, corriendo o con un entrenador personal que vaya donde tú quieras. Considéralo como si fuera una reunión de trabajo a la que no puedes faltar.


Forma un grupo de deporte con tus compañeros de empresa
Una vez por semana hagan una cita para practicar deporte. Elijan el que más les convenga y guste a todos. Incluso pueden contratar un entrenador que se desplace a la oficina o pueden entrenar al aire libre. Es muy divertido y además fomenta la cultura corporativa. Puede incluso hacerse en horario laboral, si la empresa fomenta el ejercicio es muy probable que se mejore la productividad y se reduzcan las bajas.

Estos son buenos ejemplos de que el trabajo y la actividad física pueden llevarse bien. ¿Qué otras actividades se te ocurren para combinar el ejercicio con tu día de trabajo? Compártenos tu opinión en la sección de comentarios.

Si te gusta, compártelo :)Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPrint this page